El Centro de Investigación Operativa (CIO) de la Universidad Miguel Hernández junto con la Generalitat Valenciana, crearon un proyecto para optimizar el reparto de los test masivos, con la intención de frenar el avance de la pandemia.

Para realizar este estudio, se tuvo que utilizar estimaciones por localidades de toda la comunidad valenciana y medir el estado y avance que tiene en cada una de las estas. José Luis Sainz- Pardo, investigador del CIO, tuvo la idea de publicar estos estudios de predicciones.

Ahí nace “CIOVID” un proyecto independiente, que usa el mismo sistema que se usó para optimizar el reparto de test masivos, para hacer predicciones en la Comunidad Valenciana.  Los modelos que se utilizan para las predicciones son desarrollados por José Valero, director del Departamento de Estadística, y se basan en ecuaciones diferenciales.

El período de predicción es de 15 días, ya que,  el cambio en las medidas afecta la velocidad de propagación, sin embargo, con los modelos matemáticos que utilizan se pueden hacer predicciones a más largo plazo, siempre y cuando las circunstancias en ese transcurso de tiempo no varíen.

El punto diferencial del CIOVID, es que se basan en modelos más matemáticos, en los estudios también están presentes la proporción de gente no detectada, bien sea por ser asintomáticos o por no haberse realizado el test algo que, habitualmente, no están en otras predicciones. La finalidad de todo el estudio es optimizar el reparto de test masivo para frenar al máximo la expansión de la pandemia.

Actualmente el CIOVID está realizando un nuevo enfoque basado en el estudio de optimización, de la misma manera que hicieron con los test de detección, ahora con el reparto de las vacunas, respetando siempre los grupos prioritarios. La intención de este nuevo enfoque es descifrar el orden de vacunación para mejorar el reparto y frenar al máximo el número de contagios.

Para que la tendencia de la llegada de olas de menor intensidad cambie, según los estudios, hay que vacunar a todos, e incluso mantener las medidas cuando el número de contagios bajen, aunque cabe la posibilidad de que todos nos inmunicemos por vía natural.

En la Comunidad Valenciana a día de hoy, según los datos, están vacunados el 6% de la población, siguiendo el mismo ritmo para verano estarán vacunados alrededor del 17%. El número ideal para para una nueva normalidad con mascarilla, según el CIOVID, está por encima del 60%, por lo tanto, se concluye que hay que incrementar mucho el ritmo de vacunación.