Día Internacional de la Mujer: 8 datos que demuestran las desigualdades que sufren las mujeres en la ciencia

Día Internacional de la Mujer: 8 datos que demuestran las desigualdades que sufren las mujeres en la ciencia

Hoy es 8 de marzo y eso significa que se celebra el Día Internacional de la Mujer. Por ello, hemos recopilado ocho datos sobre la mujer en la ciencia que deberían hacernos reflexionar.

supermujerh

 

1. ¿Qué pasa con las mujeres y los Premios Nobel de Ciencia?

 

Desde su creación en el año 1901, tan solo un 3% de los Premios Nobel de Ciencia han sido otorgados a mujeres. El galardón ha recaído hasta en 86 ocasiones en hombres y únicamente 7 en mujeres.

 

2. Las mujeres y los Premios Fronteras del Conocimiento

 

Tan solo un 2% de los Premios Fronteras del Conocimiento, galardones que reconocen contribuciones en el área de la investigación científica y la creación cultural, han sido otorgados a mujeres.

 

3. Cada vez hay menos ingenieras informáticas

 

Desde 1980, las matrículas de las mujeres en Ingeniería Informática han caído de un 30% a un 10%. Además, solo un 7% de las jóvenes en España quiere dedicarse a profesiones técnicas debido, en muchos casos, a múltiples barreras como los estereotipos o las cargas familiares.

 

4. Mismo trabajo, menos sueldo

 

En el año 2010, las científicas europeas cobraban un 17,9% menos de sueldo que los hombres por realizar el mismo trabajo.

 

5. ¿Los puestos de máximo nivel no pueden ser ocupados por mujeres?

 

Solo el 21% de los puestos investigadores de máximo nivel en la Unión Europea están ocupados por mujeres.

 

6. Las mujeres en el sector tecnológico

 

El 30% de las trabajadoras en el sector tecnológico en Europa son mujeres. En el caso de España, únicamente el 18%.

 

7. La paridad de género: asignatura pendiente

 

Solo 1 de cada 5 países en el mundo ha alcanzado la paridad de género. Es decir, que entre el 45% y el 55% de su personal de investigación son mujeres.

 

8. Escasez de catedráticas matemáticas en España

 

Únicamente el 20% de catedráticas matemáticas en España son mujeres cuando la media de catedráticas en nuestro país es de un 40%.

Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia: 19 mujeres que han hecho historia en la ciencia

Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia: 19 mujeres que han hecho historia en la ciencia

mujeres_ciencia_web

El Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia se celebra el 11 de febrero. Fue proclamado en 2015 por la Asamblea General de las Naciones Unidas con el fin de lograr el acceso y la participación plena y equitativa en la ciencia para las mujeres y las niñas, además para lograr la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres y las niñas.

Con motivo del Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia hemos querido rendir homenaje a algunas de las mujeres que hicieron historia en la ciencia y a las que hoy en día siguen agrandando el legado femenino.

1. Hipatia de Alejandría (¿? – 415 d.C)

 

Hipatia

Está considerada como la primera mujer científica de la historia. Destacó en los campos de las matemáticas y la astronomía. Fue miembro y cabeza de la Escuela neoplatónica de Alejandría a comienzos del siglo V.

2. María Gaetana Agnesi (1718 – 1799)

 

María Agnesi

Fue una niña precoz y dotada, ya que con nueve años dominaba siete lenguas: italiano, latín, griego, hebreo, francés, español y alemán. Escribió el primer texto para estudiar el cálculo diferencial e integral, en el que se trataban además las series infinitas y las ecuaciones diferenciales.

3. Marie-Shopie Germain (1776 – 1831)

 

Marie Sophie

Fue pionera de la teoría de elasticidad que hizo importantes contribuciones a la teoría de números. Firmaba las cartas que enviaba a Gauss como si fuera un hombre para ganarse su confianza, bajo el seudónimo de Antoine Auguste Le Blanc.

4. Ada Lovelace (1815 – 1852)

 

Ada Lovelace

Conocida fundamentalmente por su trabajo acerca de la calculadora de uso general de Charles Babbage. Desarrolló el primer algoritmo destinado a ser procesado por una máquina, por lo que se la considera la primera programadora de ordenadores.

5. Florence Nightingale (1820 – 1910)

 

NPG x82368; Florence Nightingale by Henry Hering, copied by  Elliott & Fry

Fue la creadora del primer modelo conceptual de enfermería. Destacó en matemáticas y aplicó sus conocimientos de estadística a la epidemiología y a la estadística sanitaria. Además, fue la primera mujer admitida en la Royal Statistical Society británica.

6. Sofia Kovalévskaya (1850 – 1891)

 

Sofia Kovalévskaya

Fue la primera matemática rusa de importancia y la primera mujer que consiguió una plaza como profesora universitaria en Europa (Suecia, 1881). Sus aportaciones matemáticas más importantes están relacionadas con las ecuaciones diferenciales.

7. Emmy Noether (1882 – 1935)

 

Emmy Noether

Conocida por sus fundamentales contribuciones en los campos de la física teórica y el álgebra abstracta. Realizó trabajos muy novedosos relacionados con grupos, módulos o la teoría de ideales de un anillo. Desarrolló el conocido teorema de Noether.

8. Mary Cartwright (1900 – 1998)

 

f588ce1642e12e62993e2e6818b99272

Su “teorema de Cartwright” sobre máximos de funciones resultó vital para el estudio de funciones relacionadas con fractales. Trabajó con Littlewood en ecuaciones diferenciales que sirvieron como modelo para desarrollar la radio y el radar.

9. Katherine Johnson (1918)

 

26646856911_ca242812ee_o_1

Física, científica espacial y matemática que contribuyó a la aeronáutica de EEUU y sus programas espaciales con la aplicación de las computadoras electrónicas digitales. Conocida por su precisión en la navegación astronómica, calculó la trayectoria para el Proyecto Mercury y el vuelo del Apolo 11 a la Luna en 1969.

10. Maryam Mirzajani (1977 – 2017)

 

1500123537_307923_1500155187_noticia_normal

En 2014 se convirtió en la primera mujer en obtener una Medalla Fields, el equivalente al Nobel de Matemáticas. Su trabajo se centró principalmente en geometría hiperbólica, teoría ergódica, geometría simpléctica y espacios de Teichmüller.

11. Marta Sanz-Solé (1952)

 

Marta Sanz-Solé

Matemática especialista en la teoría de la probabilidad. Es autora de más de 90 artículos publicados en diversas revistas especializadas de prestigio. En 1998 fue galardonada con la Medalla Narcís Monturiol al mérito científico y tecnológico.

12. Paloma Domingo

 

Paloma Domingo

Astrofísica e informática en la Universidad Carlos III de Madrid. Directora de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT). Tiene una amplia experiencia en el ámbito de la innovación, transferencia de tecnología y creación de empresas de base tecnológica, vigilancia y prospectiva tecnológica.

13. Consuelo Martínez (1955)

 

Consuelo

Ha hecho aportaciones vitales en el área de Álgebra. Son referentes sus trabajos sobre álgebras y superálgebras no asociativas, sus relaciones con la teoría de grupos y sus aplicaciones a la criptografía. Obtuvo la medalla de la Real Sociedad Matemática Española (RSME) en 2018.

14. María Jesús Carro (1961)

 

220px-MJCR

Su área de investigación se sitúa en el campo del Análisis Matemático, concretamente del Análisis Real, Análisis Funcional y Análisis Armónico. Es presidenta de la Comisión Científica de la Real Sociedad Matemática Española (RSME) y del Comité Asesor del Instituto de Matemáticas de la Universidad de Sevilla (IMUS).

15. Rosa María García (1965)

 

ECONOMIA ROSA MARIA GARCIA vicepresidenta de Microsoft para Western Europe

Matemática y directiva española, fue presidenta y consejera delegada de Siemens en España. Ejerció como presidenta de la Cámara de Comercio Alemana en España. Es miembro del Consejo Asesor Universitario de la Universidad Europea de Madrid.

16. Marta Macho Stadler (1967)

 

Marta Macho

Especialista en Teoría Geométrica de Foliaciones y Geometría no conmutativa. En 2015 recibió la medalla de la Real Sociedad Matemática Española (RSME), por su labor de divulgación de las matemáticas y su compromiso con la igualdad. Editora del blog Mujeres con ciencia, de la Cátedra de Cultura Científica de la UPV/EHU.

17. Mercedes Siles

 

91999887

Esta matemática fue la primera mujer andaluza en ser acreditada como catedrática. Colaboró con el Comité Español de Matemáticas para la incorporación de España como estado miembro al Centro Internacional de Matemáticas Puras y Aplicadas (CIMPA).

18. Nuria Oliver (1970)

 

Nuria-Oliver

Ingeniera destacada por su trabajo en modelos computacionales de comportamiento humano, inteligencia artificial, informática móvil y big data. En 2018 se convirtió en la cuarta mujer en ingresar en la Real Academia de Ingeniería.

19. Clara Grima (1971)

 

Clara Grima

Presidenta de la Comisión de Divulgación de la Real Sociedad Matemática Española (RSME). Ha publicado docenas de artículos de divulgación científica en prensa. En 2018, junto con un equipo multidisciplinar, describe una nueva forma geométrica denominada escutoide.

María Jesús Gisbert: “Hay que acercar un poco más a la sociedad y a las empresas la investigación en el área de las Matemáticas para que entiendan lo que les puede aportar”

María Jesús Gisbert: “Hay que acercar un poco más a la sociedad y a las empresas la investigación en el área de las Matemáticas para que entiendan lo que les puede aportar”

IMG_1884María Jesús Gisbert en la sala PIF del CIO el pasado 23 de enero. | Foto: Irene Moreno

Referentes como Hipatia de Alejandría o Gauss son, en buena parte, culpables de la pasión que María Jesús Gisbert (Bañeres, 1988) siente por las Matemáticas. A sus 30 años, acaba de defender su tesis doctoral con mención internacional y ahora disfruta de una beca postdoctoral en el CIO. Hoy nos ha atendido unos minutos en el instituto para hablar de la ciencia que tantas alegrías le ha dado.

Pregunta. ¿Qué le llevó a estudiar el grado de matemáticas?

Respuesta. Cuando estaba en bachiller dudaba entre hacer el grado en Matemáticas o algo más de letras, como Historia o Literatura, pero luego pensé que esas eran materias que podía estudiar por mi cuenta. En cambio, estudiar Matemáticas era un esfuerzo que a los 25 años o 30 no iba a hacer. Además, me gustaban las Matemáticas y se me daban bien, por eso las elegí.

P. Durante su etapa doctoral estuvo unos meses en Alemania. ¿Tienen una visión de las matemáticas muy diferente a la de España?

R. Estuve 3 meses en Berlín. Mi experiencia fue muy buena y productiva. Hubiera sido mejor sin la presión de tener que obtener resultados, debido a los plazos que tenía. La visión que tienen de las Matemáticas en Alemania es la misma que tenemos los españoles, pero desde mi punto de vista, allí tienen más facilidades o se potencia mucho más. Sí que es cierto que allí se mueven por proyectos. No tienen la visión estática de España con el funcionamiento docente o el funcionamiento de la universidad. Entonces, no entienden que tú consigas una plaza para siempre, sino que dependen de las contrataciones y hay más movilidad entre ellos. Pero lo que es a nivel de investigación no hay diferencias con España.

“En Alemania se mueven por proyectos. No tienen la visión estática de España con el funcionamiento docente o el funcionamiento de la universidad”

P. ¿Cómo ha cambiado su percepción de las matemáticas a lo largo de toda su etapa académica?

R. No es que haya cambiado en exceso la percepción porque cuando yo entré a la carrera ya sabía a lo que iba. No me pasó como a otras personas que piensan que solo van a ver números y luego todo son letras y teoremas. Cuando estudiaba bachiller, un profesor de matemáticas nos hizo una demostración: nos enseñó la simbología matemática y el procedimiento de cómo demostrar un resultado. Entonces, cuando llegué a la clase mi primer día de universidad, vi que era lo mismo que nos enseñó este profesor y me gustó, ya que era realmente lo que quería. En el máster y en el doctorado tampoco me ha cambiado mucho la visión de las matemáticas.

P. ¿Qué ha supuesto para usted lograr el grado como Doctora?

R. En mi caso, mi camino hasta doctorarme ha sido un poco distinto a los demás doctores, porque yo cuando terminé la licenciatura hice un máster de educación secundaria y después esperé un año a ver si salían oposiciones. Mientras tanto, me puse a estudiar idiomas. Cuando me metí al máster de investigación habían pasado dos años desde mi graduación en la Licenciatura. Yo competía en ese máster con gente que se acababa de graduar. Por eso, me supuso un esfuerzo sobremanera tener que investigar después de dos años sin estudiar. Además, como ese máster era con beca, por cada cuatrimestre tenía que demostrar que obtenía resultados. Tenía que sacar una buena media y rendir en las clases que se te imponían con la docencia. Entonces, fue mucha presión ponerme a estudiar a ese nivel. No ha sido fácil. Tuve que salir un poco de la zona de confort porque yo me mudé a Madrid para empezar de cero y luego tuve que dejar Madrid para seguir investigando en la UMH. Pero es una satisfacción saber que las cosas que he conseguido me las he ganado yo con mi esfuerzo.

P. ¿Recomendaría a los recién graduados en matemáticas seguir su mismo camino?

R. Yo les diría que si quieren hacer el doctorado lo hagan sí o sí con financiación, por su cuenta no. Porque si luego no consiguen algún contrato más estable en la universidad, no habrán tenido experiencia en otro tipo de trabajos para su currículum. Entonces, mi consejo es que lo hagan sí o sí con financiación de cara a méritos de trabajo. Luego tienen que tener en cuenta que puede salir bien o puede que tengan que irse al extranjero, ya que actualmente la cosa está complicada para trabajar en una universidad en España.

“No soy partidaria de que los institutos y las universidades opten porque ingenieros, arquitectos y químicos impartan matemáticas porque creo que para enseñar adecuadamente las matemáticas tienes que conocerlas bien”

P. ¿Quién ha sido la persona más influyente en el mundo de las matemáticas para usted?

R. A lo largo de los años me han marcado una serie de personas. Por ejemplo, aquel profesor de secundaria que me enseñó algunas fórmulas matemáticas como el existe o el para todo. Si evoluciono un poco más, yo diría que fue mi equipo de trabajo en la tesis, formado por Javi Toledo, María Josefa Cánovas y Juan Parra, porque son los que realmente me introdujeron en el mundo de la investigación. Además, me han dado buenos consejos y me han transmitido su pasión, su rigurosidad y la idea de que lo que realmente va a hablar de ti son tus trabajos y tus artículos.

c4870c0c-6c21-43ef-b7c1-a12bfcff8135-01María Jesús Gisbert se funde en un abrazo con Juan Aparicio, director del CIO, minutos después de finalizar la defensa de su tesis doctoral en el Edificio Torregaitán de la UMH. | Foto: Sixto Alonso 

P. ¿Y algún matemático o alguna matemática célebre que haya sido su referente?

R. De mujeres yo creo que el referente que tiene todo el mundo es Hipatia, que fue una pionera en esta ciencia. Además, también recuerdo un libro que leí en la carrera titulado La música de los números primos, de Marcus du Sautoy. Es un libro muy puntero de divulgación matemática que recomiendo que todo el mundo lea. Ese libro contaba la historia de muchos matemáticos famosos. El que más me impactó fue Gauss porque fue un matemático muy prolífero. Él ya vislumbraba cómo serían los números complejos, pero ocultó los resultados porque decía que el mundo no estaba preparado para entender esa enseñanza y decidió dedicarse a la astronomía. Años después de su muerte, su equipo publicó todos los descubrimientos que había hecho.

P. Cada vez son más los institutos y universidades que optan porque ingenieros, arquitectos o químicos, con una formación matemática mínima, impartan las clases. ¿Es partidaria de esta decisión?

R. Obviamente no soy partidaria porque creo que para enseñar adecuadamente las matemáticas tienes que conocerlas bien. Yo creo que esto ocurre por dos razones: la primera porque hubo varios años en los que no salían oposiciones en el área de Matemáticas. Durante esos años los recién licenciados tenían que hacer algo con su vida y se iban por el camino empresarial. Y en el momento que tu abres un camino por otro lado es muy difícil dejar esa estabilidad o ese puesto de trabajo en una empresa. A lo largo de estos años, el riesgo de suspender la oposición y el sacrificio de estudiar para obtener una plaza de funcionario en la educación secundaria han ocasionado que muchos matemáticos opten por trabajar en una empresa. Y aún más en estos años en los que ha crecido la oferta para matemáticos en empresas. Si trabajas en una multinacional, es un camino en el que puedes ganar más dinero y en el que se sale de la rutina porque viajas y puedes hacer algo de investigación, según el proyecto en el que estés metido. Por eso, la opción de ser profesor de secundaria es menos atractiva para los matemáticos, aunque las oposiciones siempre son una opción presente.

“El problema es que durante el tiempo que dejas de investigar para dar a luz o darle el pecho a tu hijo no puedes avanzar en tus trabajos”

P. ¿Y qué hay de las mujeres en esta ciencia? Francisco Marcellán nos contó recientemente que solo hay un 20% de catedráticas matemáticas en España…

R. Mi promoción estaba muy compensada, éramos mitad y mitad. Creo que el motivo de ese porcentaje es que para ser catedrática tienes que pasar por los otros niveles de acreditación y necesitas méritos. Pero, ¿cómo sigues consiguiendo esos méritos si paras tus investigaciones 5 años para ser madre? No es que haya discriminación como tal. Y se puede conciliar bien la vida familiar. El problema es que durante el tiempo que dejas de investigar para dar a luz o darle el pecho a tu hijo no puedes avanzar en tus trabajos. Pero yo no he visto discriminación, a una mujer en un congreso se le respeta igual que a un hombre. Esas son las dificultades que yo me planteo y no solo en la vida universitaria, porque en el mundo de la empresa sabes que si quieres posicionarte no te puedes retrasar. Por eso algunas mujeres prefieren atrasar la maternidad.

P. Actualmente está impartiendo clases de Estadística en el Doble Grado en Comunicación Audiovisual y Periodismo de la UMH. ¿Cree que los medios de comunicación hacen una buena cobertura informativa del área de las matemáticas?

R. No, en absoluto. Creo que faltan muchas más noticias de divulgación matemática en los medios de comunicación. Esto es algo que están moviendo muy bien en el CIO y en el ICMAT, pero no llega al resto de la sociedad. Creo que hay mucha gente que no entiende muy bien qué hacemos los matemáticos y que aún se piensa que los matemáticos somos un poco frikis o raros y hay mucho desconocimiento del mundo de la investigación, de lo que es ser doctor en matemáticas o que vayas a congresos. Creo que la gente entiende más lo que es ir a un congreso de medicina, pero hay que acercar un poco más a la sociedad y a las empresas la investigación en el área de las Matemáticas para que entiendan lo que les puede aportar.

“Creo que faltan muchas más noticias de divulgación matemática en los medios de comunicación”

P. ¿Qué mejoras propone usted?

R. Por ejemplo, se podrían usar más las redes sociales para la divulgación científica y enviar noticias a los medios de comunicación para que se publiquen más cosas. Creo que la clave está en que se muevan las redes sociales para hacer llegar al resto otras cosas que les puedan interesar.

P. Como becaria postdoctoral, ¿qué futuro laboral vislumbra tanto dentro como fuera de España?

R. Fuera de España hay más posibilidades porque, en realidad, todas las opciones postdoctorales que a mí me llegan son para el extranjero. Dentro de España hay varios caminos si los buscas, pero tienes que pelearlo. Tienes que jugar con los plazos, tienes que jugar con las incompatibilidades entre las ayudas, pedir un poco de todo y arriesgarte.

Francisco Marcellán (II): “En estos momentos, hay matemáticos españoles prácticamente en todos los países de Europa y no nos podemos permitir el lujo de que no puedan volver”

Francisco Marcellán (II): “En estos momentos, hay matemáticos españoles prácticamente en todos los países de Europa y no nos podemos permitir el lujo de que no puedan volver”

IMG_1866

Francisco Marcellán impartiendo un seminario en el CIO el pasado 20 de noviembre. | Foto: Carla Serrano

Puedes leer la primera parte de la entrevista a Francisco Marcellán aquí.

Pregunta. ¿Qué opina de la escasa presencia femenina en los estudios de ciencias en general y de matemáticas en particular?

Respuesta. En el caso de las matemáticas es relativamente preocupante. Hay un dato, por ejemplo, que lo demuestra: el número de catedráticas de matemáticas en las universidades españolas está muy por debajo de la media. Estamos en un 20% cuando la media de catedráticas es de un 40%. Esto obedece a que la carrera científica de matemáticas es muy dura. Primero tiene una fase doctoral, pero luego en matemáticas es necesario salir al extranjero y los temas de conciliación son realmente duros. Esto hace que muchas mujeres se planteen la situación postdoctoral a un ritmo más lento que el hombre, que tiene teóricamente más grado de libertad para salir fuera. Hay un techo de cristal evidente en el caso de carreras científicas, pero en el caso de carreras empresariales no. Hay muchas matemáticas que están ocupando cargos de presidentas en grandes empresas. Te puedo comentar el caso de Rosa García, matemática formada en la Universidad Autónoma de Madrid y Presidenta de Siemens España. En la RSME ha entrado ahora como vocal una matemática que se llama Macarena Estévez y es Directora General de la empresa de datos Conento. Las mujeres se colocan mejor a nivel empresarial que a nivel investigador y habría que preguntarse por qué. Una de las razones es que la estabilidad como profesor permanente en matemáticas está en torno a los 45 años. Es decir, hasta los 45 años no tienes una posición permanente. Y eso disuade mucho. No solamente disuade a las mujeres, también a los jóvenes investigadores, que prefieren irse al extranjero.

P. Recientemente falleció la primera y única mujer en ganar una medalla Fields, Maryam Mirzakhani, y hace unos minutos nos hablaba de figuras como Rosa García y Macarena Estévez… ¿Cuáles son sus referentes femeninos en el mundo de las matemáticas?

R. En España hay investigadoras francamente buenas. Por ejemplo, en el ámbito de la estadística, hay una catedrática de la Universidad de Barcelona que se llama Marta Sanz-Solé y trabaja en temas de análisis estocástico. Ella ha sido presidenta de la European Mathematical Society y forma parte del jurado de los Premios Abel, que son como los análogos de los Premios Nobel para Matemáticas. Y luego, también hay matemáticas que para mí son referentes. Por ejemplo, hay una profesora también de la Universidad de Barcelona que se llama María Jesús Carro, que trabaja en análisis matemático, que es un tema próximo a lo mío, y es una investigadora completamente reconocida. Hay matemáticas que están muy involucradas en temas de divulgación. Por ejemplo, una profesora titular de la Universidad de Sevilla que se llama Clara Grima es una auténtica bomba a nivel de innovación y ha sido reconocida con numerosos premios. Mercedes Siles, vicepresidenta primera de la RSME, es una catedrática de Álgebra de la Universidad de Málaga que también tiene un prestigio importante. Matemáticas las hay y valen mucho, el problema es que hay que reconocerlas.

“El número de catedráticas de matemáticas en las universidades españolas está muy por debajo de la media: estamos en un 20% cuando la media de catedráticas es de un 40%”

P. Ahora me gustaría preguntarle sobre política… ¿Considera que la política española ha tratado a las matemáticas como se merecen?

R. Para tratar las matemáticas hay que saber matemáticas. Ayer leí unas declaraciones del presidente del Círculo de Empresarios que decía que el problema de la política en nuestro país es que estaba en manos de universitarios o de personas que no eran empresarios. Es una falacia. Lo que ocurre es que a la hora de articular políticas docentes o de investigación se debe haber tenido relación con el mundo docente y de la investigación. En los últimos años, las políticas científicas han colgado del paraguas del Ministerio de Economía. Respecto a las políticas de educación, como las competencias están diseminadas entre las diversas comunidades autónomas, no hay una visión global de lo que queremos de las matemáticas como país. En educación y en investigación hay un tema central que nosotros definimos como “el pacto por la educación y el pacto por la ciencia” que exigen retos bien definidos, compromisos económicos y sobre todo estabilidad en las políticas. Un país no puede tener una ley de educación cada cuatro años. Lo mismo que, a nivel científico, no ha habido una política sostenida de apoyo a la ciencia. Hubo un plan que empezó en el año 2000 y que consistió en incrementar paulatinamente la inversión en ciencia. Se llegó al tope en el año 2009 con un 39%, pero llegó la crisis y se mandó parar la financiación en ciencia, cosa que no han hecho otros países como Reino Unido, Alemania o Francia. Pese a la crisis, la ciencia es una opción estratégica como país y hay que invertir en ella.

“No hay una visión global de lo que queremos de las matemáticas como país”.

P. Como ya sabe, la ciencia de los datos y el Big Data están a la orden del día. ¿Cree que forman parte de una moda que perecerá con el tiempo o considera que han llegado para quedarse?

R. Pienso que han venido para quedarse porque el mundo, en estos momentos,  tiene disponibilidad de acceso a un gran número de datos que permiten establecer políticas y predicciones. Hay un hecho, que no sé si conocerán, y es que a la hora de hacer encuestas electorales se ha pasado de utilizar como modelo una provincia a llegar a niveles de barrio. Entonces, si tú quieres tener fiabilidad en los datos, no puedes decir que una información con 1.000 encuestas en la provincia de Alicante tiene el mismo valor que una información, sin hacer la encuesta, con datos a nivel de un barrio. Y eso son grandes datos que tienes que procesar. Procesar una encuesta de 1.000 personas digo yo que se hará casi a mano, mientras que procesar una información con millones de datos exige instrumentos, modelos y medios para valorar los datos que has procesado. Estamos en un mundo en el cual la influencia de los datos es más relevante; en el que el procesado de los datos es fundamental para hacer política y en el que es necesario que haya gente formada para procesar los datos. No se trata de un problema de una caja negra que mete los datos y sale la respuesta; hay que saberlos procesar. Y para saberlos procesar tiene que haber matemáticos que sepan matemáticas, que sepan estadística, pero también que sepan ciencias sociales. Esa es la vía natural para que la ciencia de los datos, que la tenemos aquí y ya es una realidad, pueda ofrecer una respuesta a problemas que de otra manera no se podrían dar.

“La matemática española se encuentra en un momento de relevo generacional”

P. Por último, ¿cuál diría que es el principal problema al que se enfrentan las matemáticas ahora mismo en nuestro país?

R. Hay un problema central que es la gran fuga de cerebros matemáticos. En estos momentos, hay matemáticos españoles prácticamente en todos los países de Europa y no nos podemos permitir el lujo de que no puedan volver. En segundo lugar, se necesitan unas políticas por parte del ministerio competente que tengan en cuenta que los matemáticos no necesitamos mucho dinero, pero el dinero que necesitamos lo tenemos que invertir fundamentalmente en capital humano. La matemática española se encuentra en un momento de relevo generacional. Es decir, la generación de mi edad, la gente que empezamos a trabajar en la universidad a mediados de los años 70 y que hemos contribuido a situar a la matemática española en una posición muy buena a nivel mundial (en publicaciones figuramos en el noveno lugar a nivel mundial), necesitamos que haya una continuidad con el trabajo que hemos hecho. Si esa continuidad no se produce, sería dramático. Pienso que es necesario relevo y apoyo a los jóvenes y financiación adecuada a las necesidades de las matemáticas. Quizás otro reto que tenemos ahora es que la matemática española coloque una medalla Field, que es el gran premio de los matemáticos. Pero para conseguir una medalla Field, no solamente tenemos que tener buenos matemáticos, sino que tenemos que tener una presencia en los órganos de decisión a nivel internacional, donde se conceden los premios, para que realmente los excelentes matemáticos jóvenes, menores de 40 años, que tenemos puedan encontrar ese reconocimiento.

Francisco Marcellán (I): “El porcentaje de paro en licenciaturas de matemáticas es de los más bajos de todas las titulaciones del país”

Francisco Marcellán (I): “El porcentaje de paro en licenciaturas de matemáticas es de los más bajos de todas las titulaciones del país”

IMG_1884Francisco Marcellán en el hall del CIO el pasado 20 de noviembre. | Foto: Carla Serrano

Decía el escritor y matemático estadounidense John Allen Paulos que la vida es matemática. Que se lo pregunten a Francisco Marcellán (Zaragoza, 1951), actual presidente de la Real Sociedad Matemática Española (RSME). Desde que se licenció en Ciencias Matemáticas, en el año 1973, no ha dejado ni un segundo de lado los números. Es catedrático de Matemática Aplicada en el Departamento de Matemáticas de la Universidad Carlos III de Madrid desde octubre de 1991. Ha sido profesor en universidades como la Politécnica de Madrid, la de Zaragoza o la de Santiago de Compostela. Lleva a sus espaldas la coautoría de más de 270 artículos de investigación. Y, por si fuera poco, también es miembro del Comité Editorial de revistas como Electronic Transactions on Numerical Analysis, Journal of Approximation Theory o Journal of Applied Mathematics. Hoy visita el CIO para hablarnos, cómo no, de su ciencia favorita.

Pregunta. Hace más de dos años que ocupa el cargo de presidente de la Real Sociedad Matemática Española. ¿Cómo está siendo la experiencia?

Respuesta. Yo distinguiría la experiencia de los tres primeros años con la experiencia actual. Durante los tres primeros años teníamos claro un objetivo: dar un impulso a la presencia de la RSME a nivel territorial y compartir la idea de que la RSME está en Madrid. De manera que hemos fomentado mucho la firma de convenios con universidades y hemos ido impulsando lo que llamamos “delegaciones de RSME en la universidad”, que son profesores que están afiliados a RSME, pero también lo hemos abierto a que estudiantes de matemáticas formen parte de la delegación. Como sabrán, hay una Asociación Nacional de Estudiantes de Matemáticas con la cual tenemos una estrecha relación. La segunda cuestión que nos preocupaba era el tema de la presencia de la mujer. En matemáticas es francamente mejorable y hemos intentado que haya una representación paritaria en todos los órganos de dirección de la RSME, tanto en la Junta de Gobierno como en la Comisión. El tercer tema que nos preocupaba mucho era el tema de los jóvenes. Los jóvenes doctores en matemáticas se tienen que ir fuera y su experiencia predoctoral y postdoctoral no se puede perder. Era lo que yo llamaba la trilogía “Generación, género y territorio”. Además, junto a esto, había dos cuestiones que nos preocupaban mucho: la internacionalización de la ciencia española y la divulgación de las matemáticas a nivel de la sociedad. Creo que todos estos objetivos se han cubierto bastante bien durante el primer mandato de tres años. En este segundo mandato, que acabo de renovar a principios de octubre tras las elecciones, nos hemos marcado otra serie de objetivos.

P. ¿Y cuáles son esos objetivos?

R. Fundamentalmente avanzar en el tema de internacionalización; en el sentido de organizar actividades conjuntas con otras sociedades matemáticas, sobre todo latinoamericanas. También hay otro tema que creemos que es de trascendencia y es todo lo que tiene que ver con las enseñanzas STEM. Estas enseñanzas se han convertido en una especie de eslogan, pero queremos darle contenido y ahí queremos trabajar no solamente como matemáticos, sino también con ingenieros, informáticos, físicos… porque hay que dar un gran valor a la enseñanza científica en una sociedad que necesita la ciencia y la tecnología para su desarrollo.

“La implantación del Plan Bolonia ha sido un auténtico desastre para la formación matemática de los ingenieros”

P. También es catedrático de Matemática Aplicada en la Universidad Carlos III de Madrid desde hace más de 25 años… ¿Cómo ha cambiado la educación matemática en todo este tiempo?

R. Pensando en universidad, distinguiría la educación matemática en el marco ingeniero, del marco de las facultades de matemáticas y del marco de las facultades de ciencias sociales. Yo siempre he dado clase en escuelas de ingenieros. En el caso de ingeniería, la implantación del Plan Bolonia ha sido un auténtico desastre para la formación matemática de los ingenieros. No solamente por una reducción prácticamente al 50% de los créditos, sino también de los contenidos y de las actitudes que tienen los alumnos ante las matemáticas. Piensan que las matemáticas son rutinas que se aprenden y se aplican, mientras que tradicionalmente, cuando empecé a dar clase en ingeniería, demostraba cosas. Ahora ya no tenemos tiempo para demostrar. En el caso de las facultades de matemáticas, ha habido una revolución muy grande con la implantación de los dobles grados. Los dobles grados están atrayendo a los mejores estudiantes de la universidad española en áreas como Matemáticas y Física, Matemáticas y Computación, Matemáticas y Economía o Matemáticas e Ingenierías, que están mostrando que la formación en matemáticas tiene un valor añadido y también una aplicación, y eso se ha traducido a nivel social en una demanda cada vez más importante de matemáticos para empresas. De manera que, si hace 40 años, el 80% de matemáticos estaban destinados a ser profesores de secundaria y un 20% a quedarse en la universidad, a finales del siglo XX las proporciones variaban de manera que en la investigación se podían quedar un 20%, a las empresas se iban otro 20% y el 60% restante se iban a educación. Ahora se ha girado completamente: a educación van muy pocos matemáticos porque las ofertas que tienen por parte de empresas, constructoras e instituciones financieras, a corto plazo, son absolutamente superables y superan en gran cantidad a la oferta que tienen a nivel de docencia en investigación.

“España se está quedando sin profesores de matemáticas porque los licenciados se van a empresas y porque ese nicho de docencia que antes daban a los matemáticos lo están ocupando otras titulaciones con menos posibilidades de empleo”.

P. Sin embargo, el otro día leía que faltan 300 docentes de la materia, pese a que la carrera se estudia en 34 facultades. ¿Por qué se está quedando España sin profesores de Matemáticas?

R. Precisamente porque los licenciados en matemáticas se van a empresas y, en segundo lugar, porque ese nicho de docencia que antes daban a los matemáticos lo están ocupando otras titulaciones con menos posibilidades de empleo. Por ejemplo, hay mucho arquitecto. También hay ingenieros en áreas en las cuales se ha explotado el mercado, en el sentido de que no hay más ofertas. Hay economistas, físicos e incluso químicos y biólogos que cuya formación matemática es mínima. Entonces, el matemático sale convencido de que tiene un saber hacer, de que tiene un recorrido muy estrecho en docencia y sabe que en una empresa tiene mucho más recorrido. Hay una empresa de informática llamada Blutab que ha patrocinado las olimpiadas matemáticas iberoamericanas y su director, que es un matemático formado en Reino Unido, me contó que de los 200 trabajadores, 180 son matemáticos. Esas empresas requieren personas con una mentalidad abierta y analítica y con una mentalidad dispuesta al cambio que en otras titulaciones no se da.

“A comienzos de este siglo, llegó a haber en total en toda España 1.700 alumnos matriculados en Matemáticas. En la actualidad hay 10.500, lo cual es una señal de que es una titulación que está ganando peso”

P. El grado de Matemáticas ha experimentado un incremento de demanda notable en los últimos años. Parece que, tras años siendo una asignatura “marginada”, ahora los jóvenes sí tienen interés por estudiar matemáticas. ¿A qué cree que se debe esto?

R. Te voy a dar un dato: en el momento mayor de la crisis de las titulaciones de matemáticas, que fue a comienzos de este siglo, llegó a haber en total en toda España 1.700 alumnos matriculados. En las 25 facultades de matemáticas que había en España. En la actualidad hay 10.500 matriculados, lo cual es una señal de que es una titulación que está ganando peso y fundamentalmente pienso que ha ganado ese peso por una demanda externa. Un dato relevante que suministra el Instituto Nacional de Estadística revela que el porcentaje de paro en licenciaturas de matemáticas es de los más bajos de todas las titulaciones del país. Al primer año de acabar la carrera, puede estar en un 7 o un 8%. Y claro, eso es un señuelo y un atractivo impresionante.

P. Por lo tanto, podemos afirmar que es una carrera universitaria con salidas…

R. Absolutamente sí. Es una carrera con muchas salidas.

Continuará…