El CIO lanza el primer informe de predicción de la evolución de la COVID-19 en la Comunitat Valenciana

Los investigadores José Luis Sainz-Pardo, José Vicente Segura y José Valero del Instituto Universitario de Investigación ‘Centro de Investigación Operativa’ (CIO) de la Universidad Miguel Hernández (UMH) de Elche analizan en un informe la evolución, en los próximos meses, de los efectos de la COVID-19 en la Comunitat Valenciana a través del uso técnicas de la Ciencia de Datos. En particular, el informe estudia el impacto que tanto el turismo como la relajación, por parte de la ciudadanía, de la interpretación de las medidas de seguridad impuestas puedan tener sobre los casos de coronavirus en época estival en la Comunitat Valenciana. Partiendo de la situación actual de la pandemia en las distintas comunidades autónomas y países de la zona Schengen, el informe técnico responde a distintas cuestiones teniendo en cuenta parámetros como la proporción de personas que pueden llegar contagiadas provenientes de cada comunidad autónoma, así como de cada país. También estiman la cantidad de infectados activos, nuevamente en cada comunidad y país, o el total de casos no detectados. A partir de dichos datos, elaboran distintos escenarios de afluencia turística sobre los que predicen la evolución de la pandemia en la Comunitat Valenciana durante los meses de julio y agosto.

Según los investigadores, mientras no se relajen las medidas de seguridad actualmente existentes (como el uso obligatorio de mascarilla o el distanciamiento social, evitando también las aglomeraciones) y, a la vez, permanezcan controlados los brotes ya existentes, no es necesario aplicar al turismo mecanismos de control adicionales como test o cuarentena obligatoria, ya que su influencia sobre la evolución de la pandemia sería poco relevante.

Por el contrario, en caso de que no se controlen los brotes, tanto los ya existentes a principios de julio, como los nuevos que surjan, o en caso de que se descuiden las medidas de seguridad por parte de la población, cierto nivel elevado de afluencia turística supondría el detonante de una segunda oleada de la pandemia a mediados o finales del mes de agosto. Al fin y al cabo, afirman, ello no sería un hecho nuevo. El detonante de la primera oleada de la pandemia fue la llegada de residentes de otras regiones a la Comunitat Valenciana, ante el cierre de colegios y la recomendación de teletrabajo, previa a la declaración del estado de alarma a nivel nacional.

La siguiente tabla resume los distintos escenarios contemplados, mostrando, bajo cada uno de ellos, el total de contagios desde el inicio de la pandemia, así como el total de los que resultarían detectados (según el estudio de prevalencia nacional apenas 1 de cada 10 casos son finalmente detectados):

Por otra parte, la siguiente gráfica, evidencia el inicio de la nueva oleada de la pandemia en un escenario de mayor transmisión y con turismo (Escenario 4). Nótese que, bajo esa misma transmisión, de no existir turismo (Escenario 5) no se produciría nueva oleada de la pandemia, si bien el descenso de casos activos se ralentizaría considerablemente. No obstante, el estudio refleja cómo una relajación todavía mayor de las medidas de seguridad o del control de los brotes (equivalente a un incremento del 75% de la transmisión del virus), provocaría también, por ella misma, una nueva oleada de la pandemia, independientemente del turismo.